Dos cuadras sin aire

El papel y el placer



Relatos de
Rosario Beisso
Angeles Blanco
Mariana Casares
Mercedes Estramíl
Leticia Feippe
Cecilia Fernández
Mariana Font
Laura Gandolfo
Vesna Kostelić
Gabriela Onetto
Helvecia Pérez
Lucía Piñeyrúa
Sofía Rosa
Daniela Silva
Elena Solís
Elián Stolarsky
                                                          Yael Szajnholc
                                                       Valentina Véscovi

La batalla de los censores



de Manuel Martínez Carril

“El hecho en sí fue espectacular, porque funcionarios municipales sin intervención judicial ni del Ministerio del Interior, convocaron a policías de la Seccional 2ª, ocuparon el cine donde se exhibía el film, desalojaron a los espectadores, acordonaron la sala, secuestraron y cargaron a hombro la copia de la película (unos treinta y tantos kilos, quizás  cuarenta), que llevaron a Jefatura, justo en la vereda de enfrente. Las actuaciones fueron decididas por Adolfo Pérez Olave, Norberto Demaestri y Héctor Caubarrère, en ausencia del Director de la oficina municipal de Espectáculos Públicos, Daniel Cleffi, que estaba en tareas más importantes. Quienes llamaron a la policía eran sus subordinados. Los tres llegaron al cine Coventry al comienzo de la segunda vuelta de continuado, se dirigieron al portero y exigieron la realización de varios cortes, entonces los empleados de la sala consultaron al titular de los derechos de la película para Uruguay, y éste desde luego se negó. Ante lo cual Pérez Olave llamó a la Seccional y un grupo de efectivos al mando del subcomisario Rubén Escudero, clausuró la sala. Lamentablemente para los burócratas, varios periodistas y fotógrafos estaban en el lugar y registraron acciones y comentarios de los funcionarios (“Ojalá podamos suprimir todo el cine sueco” por ejemplo) que en principio parecieron poco técnicos.”

Algo sobre cine II

Notas periodísticas, 1942 - 2005
Homero Alsina Thevenet



“Quizás la ocasión sirva para replantear algunos problemas de la crítica cinematográfica. Un punto claro es que el argumento es solamente una parte de cada film, y que corresponde analizar también, en cada caso, la forma en que ha sido narrado o vestido. Otro punto claro es que rara vez las películas son "buenas" o "malas", popular división que no responde a la realidad y que en todo caso no sirve para enseñar ni para aprender; más útil es decir Por Qué.”

Algo sobre cine I

Criticas cinematográficas, 1937 - 2005
Homero Alsina Thevenet



“Al examinar Esta tierra es mía conviene precaverse contra los habituales espejismos en que se diluye la discusión sobre cada película uruguaya. En cualquier esquina hay un señor pronto a decirnos que éste es un esfuerzo y que hay que contemplarlo, y hasta en alguna crónica del film se desliza, con injusta prioridad, el concepto de que aquí falta  ‘gente de oficio’ y ‘técnicos capacitados’ (El Día, octubre 13). Esa es una extensa pamplina cuyo error algún día demostrarán los hechos.”
(1948)

La sensación es un lugar

De Gerardo Ferreira
Prólogo de Roberto Apprato





Dicen los espejólogos que con un trapo empapado en azufre caliente es posible borrar la imagen reflejada en un espejo. De veras. Es posible asesinarse en el portal de mercurio.
Estos sapientes agregan, además, que cuando desaparece la imagen de un espejo desaparece de todos, y uno se queda sin su alter ego para siempre. Excitados con el sorpresivo hallazgo se abocaron a la búsqueda de una cura contra la sombra. Por el momento no hay ningún avance. Habrá que seguir imitándola.

Todos los cuentos

Felipe Polleri






"Muchos caemos, señoras y señores. Yo, a los 36 años, habiendo escrito algunas “obras maestras”,  ahora estoy garrapateando esta basura; desde mi primera caída, estoy cayendo y muchos caen a mí alrededor tratando de mantener un cierto aire de dignidad (por si la TV nos está filmando). La patética dignidad, la terrible solemnidad, de los que caen; nada más desopilante, más televisivo, que la fúnebre e insostenible dignidad de los que caen."

Hotel París

Sonia Calcagno
Prólogo de Gonzalo Paredes



“Porque, a fin de cuentas, y aunque no mucho de “fantástico” se perciba en este libro (en el sentido de la manida “literatura fantástica”), avanzar por sus tres secciones es hacerlo por los sueños de Calcagno, aquellos que escapan a su control aunque no por completo —porque son literatura, y toda literatura es, al mismo tiempo, voluntaria y como soñada. Dicho de otra manera: quien busque el testimonio de las vicisitudes cansinas y prácticas de los arquitectos en el interior del país o las de una militante de partidos de izquierda, no lo busque aquí.”

Del prólogo de Gonzalo Paredes

Se ruega no dar la mano


Alfredo Mario Ferreiro
Coedición con Yaugurú.




En la alta noche,
junto al negro callejón de extramuros
con suspiros de luces rojas,
y tremendos sobresaltos de émbolos,
duermen su agitado sueño las usinas. ¡Qué soñarán a veces!
¡Qué mundo estarán viendo! Montones de émbolos, suspiros
de reflejos, revueltos de volantes,
sudor de vapores.
Así pasa la pesadilla por la usina.

Las dos caras de la mariposa

Virginia Ospitaletche





"Nunca entendiste los paraguas y su dinámica, porque usar paraguas cuando llueve es una forma de ampararse, y vos siempre estuviste demasiado expuesta."

22 mujeres +

Del prólogo de Silvana Tanzi:



“Imagino a sus autoras recuperando el fragmento de un recuerdo, de un diálogo que alguna vez escucharon, de una silueta en la noche o de alguna trágica noticia para elaborar sus relatos. En este libro esos instantes se capturan con variados “rabillos del ojo”, porque 22 mujeres + vuelve a reunir cuentos de escritoras muy diversas en edades, procedencias, experiencias laborales y literarias. Van desde los veinte años a los ochenta, algunas de ellas han publicado sus propios libros o participado en antologías, otras es la primera vez que publican.
Frente a la disparidad de estilos y enfoques narrativos, sería caprichoso intentar cualquier clasificación de estos relatos.”


Rosario Beisso
Angeles Blanco
Sonia Calcagno
Estefanía Canalda
Mónica Cardoso
Dina Díaz
Katia Engler
Cecilia Fernández Costa
Mariana Font
Ana Fornaro
Laura Fumagalli
Laura Gandolfo
Mariana Olivera
Gabriela Onetto
Lucía Piñeyrúa
Daniela Silva
Elena Solís
Elián Stolarsky
Alejandra Suárez
Yael Szajnholc
Brunella Tedesco